Lunes, 16 de Diciembre 2019
Mensaje
  • EU e-Privacy Directive

    This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

    View e-Privacy Directive Documents

    You have declined cookies. This decision can be reversed.

Los colores de la inclusión: inauguran mural en la Escuela Blas Cuevas de Valparaíso

Publicado el 24 Mayo 2019
Escrito por Guillermo Correa Camiroaga

La Escuela Blas Cuevas  de Valparaíso fue fundada en el año 1871 por Ramón Allende Padín, abuelo de Salvador Allende. Es una escuela pública (Parvularia y Básica)que pertenece a la Corporación Municipal  y está ubicada en el cerro Cordillera, un sector popular porteño con altos grados de marginalidad. Su actual Directora, María Elizabeth Bendel, manifiesta que “de las escuelas inclusivas, la Blas Cuevas de Valparaíso es la más inclusiva de todas. Acá no excluimos a nadie, no se rechaza a ningún alumno,  en nuestro alumnado hay niñas y niños que han estado en el Sename ( Servicio Nacional de Menores), como también este último tiempo se han incorporado niñas y niños inmigrantes, especialmente venezolanos y colombianos…” Precisamente este concepto de la “Inclusión” es el que se plasmó en un hermoso y multicolor Mural.

 

 

El día miércoles 22 de mayo, a las 18,30 horas, se realizó la inauguración oficial del Mural de la Escuela Blas Cuevas, ceremonia a la que asistieron vecinos y vecinas del sector, alumnos y alumnas, profesores y profesoras de la escuela, autoridades municipales del ámbito educacional y cultural, docentes de la escuela de Bellas Artes de Valparaíso y el Artista Plástico Enrique Núñez, de nacionalidad ecuatoriana, quien estuvo a cargo de la realización del mural, junto con los niños y niñas del colegio.

 

 

 

 

En el patio interior del colegio, correspondiente al sector del jardín infantil, es donde está ubicado el “Mural Inclusivo”. A la hora en que se dio inicio a la actividad el sol ya había desaparecido y algunas luminarias permitían observar en penumbra las imágenes, pero desde un proyector se iluminaron sectores de la pintura, provocando un efecto visual que resaltaba los rostros y expresiones de alumnos y alumnas del propio colegio que están “retratados” sobre la pared.

 

Henry Serrano, artista plástico y profesor de la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso fue quien condujo el acto y al darlo por iniciado manifestó  : “ En primer lugar quiero  agradecer a todos quienes participaron de este proyecto, a la Directora de la escuela Elizabeth Bendel ,a la profesora Claudia Pinto de este establecimiento que fue una ferviente impulsora del mismo, a la Directora del Área de Educación d la Corporación Municipal Silvana Sáez, al artista ecuatoriano Enrique Núñez, al  profesor Francisco Olivares de la Escuela de Bellas Artes, a Isabella Monzón, Directora encargada del Departamento de Desarrollo Cultural de la Municipalidad de Valparaíso, y a toda la comunidad escolar. La Escuela de Bellas Artes es una escuela integrada con la comunidad, capaz de entender sus talentos y ponerlos al servicio del territorio y de la comunidad, ya que el arte es una herramienta de cambio social”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escuela Blas Cuevas Ramón Allende Padín

 

 

 

El Profesor Francisco Olivares nos cuenta que Enrique Núñez  se contactó con él en la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso, porque quería realizar un taller o un trabajo de tipo social, comunitario, entonces él le planteó la posibilidad de realizar un proyecto que hacía más de un año se intentaba concretar en la Escuela Blas Cuevas, y que consistía en confeccionar un mural. Estaban las ganas, pero faltaban los recursos. Solo había un par de tarros de pintura. Empezaron a conversar y estuvieron de acuerdo en desarrollar el trabajo. Aparecieron algunos tarros de pintura que habían sobrado de otro trabajo, se consiguieron andamios en la Municipalidad y en conjunto con la comunidad escolar comenzaron a concretar la idea de realizar un mural de contenido inclusivo, que mostrara imágenes de los niños que asisten a esta Escuela Municipal.

 

 El profesor Olivares, al hacer uso de la palabra en la ceremonia de inauguración expresó:

 

“Este proyecto es el resultado de un ejercicio y un ejemplo de integración. La inspiración de esta obra se basa en todos los elementos que permiten integrar una sociedad más justa, una sociedad más equitativa y la herramienta del arte se transforma en una herramienta efectiva que hace eso posible. La Escuela Blas Cuevas Ramón Allende nos abrió sus puertas para este proyecto, que es un proyecto colaborativo. Para nosotros es tremendamente importante trasmitir a los alumnos el espíritu que ha tenido la Escuela de Bellas Artes en estos últimos años y que tiene que ver cómo nuestra creatividad, cómo nuestros esfuerzos, cómo nuestras voluntades, son capaces de ponerse al servicio de cambios sociales sustentables, cambios sociales consistentes. En esta ocasión, este proyecto colaborativo, que está lleno de voluntades, de conseguirse los andamios, conseguir la participación del artista, de la configuración del proyecto y la composición colaborativa con la participación de los niños, con el apoyo y la voluntad de la Directora, todo eso hizo posible un cambio en el paradigma de cómo entendemos el concepto de hacer arte en Valparaíso.”

 

La actividad continuó con la intervención de Silvana Sáez, Directora del Área de educación de la Corporación Municipal, quien manifestó lo siguiente:

 

“Lamentablemente tenemos un Sistema de Educación Pública en Chile que es tremendamente estandarizado y que no da lugar a la posibilidad de la validación del arte. A nuestras escuelas se les mide por un resultado de una prueba que es estándar, que tiene que ver con otras realidades, con otras concepciones de la educación, más bien tiene que ver con la competencia, con establecer negocios también, hay que decirlo bien claramente, en donde pareciera ser que el experto en educación está fuera y no dentro del establecimiento como nuestros profesores y trabajadores, entonces es cierto, está es una ocasión para alegrarse de que las voluntades se convoquen, el color esté en nuestras escuelas y sea una motivación también para nuestros estudiantes. Ser artista está dentro de los proyectos de vida y debiera estar dentro de los proyectos de vida de nuestros niños, pero hoy día, como se ha configurado la Educación Pública y la sociedad en su conjunto, pareciera ser que esa no es una vía posible. Por eso hay que validar con mayor razón el que hayamos sido capaces de convocarnos los adultos a tener esta experiencia junto con los niños. Estas expresiones convocan a lo colectivo aunque sean algunos los que pintan.                                                                                                                                                       

 

 

Estos últimos años en Valparaíso, desde que asumimos la ciudad y la educación, hemos intentado por todos lados convocar voluntades a transformar la ciudad, a entender que lo colectivo es lo que debe primar para el bienestar de todos. No es la competencia ni tampoco mirar las diferencias, sino aunar los esfuerzos, porque aquí todos queremos vivir mejor, estar en mejores condiciones y ese es el compromiso en este caso con nuestros estudiantes. Quiero agradecer, por último, este regalo que nos deja un compañero de Latinoamérica, de Ecuador específicamente.”

 

Enrique Núñez  estudió Artes Visuales en la Universidad de Cuenca, en Ecuador, y allí se dedicó a un proyecto colectivo que se llama “Lakomuna”, que desarrolla el arte en los espacio públicos y con la comunidad, realizando proyectos colaborativos y de carácter social.

 

Lakomuna es un agrupación de artistas, formados principalmente por profesionales y estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, que realiza trabajos en distintas especialidades como el video, la pintura, la performance, pero enmarcados dentro de una lucha social y política. En relación con esto han participado en actividades en rechazo a las actividades extractivistas que se desarrollan en Ecuador, especialmente de la minería del oro y otras actividades industriales y mineras que dañan el medio ambiente y la salud de todos los seres vivos.

 

 

 

 

 

 

 

Enrique Núñez, artista plástico y visual, ecuatoriano

 

 

 

Enrique Núñez al hacer uso de la palabra en este acto, expresó:

 

“Mi nombre es Enrique Núñez, me conocen como “Riqui”, soy artista plástico, artista visual, pero un poco he estado indagando en proyectos que tengan que ver con este carácter más relacional entre la gente, el entorno, el territorio, vinculándolos además con  los nuevos medios tecnológicos alrededor de eso. He llagado por casualidad acá a Chile y creo que fue justo y estratégico contactarme con Francisco con quien se fue fraguando esta iniciativa.                                                            

 

El proyecto en sí no es el desarrollo del mural y su culminación, sino más bien fue enriquecedor el hecho de estar aquí, haber pasado una semana y media y haberme familiarizado con el entorno. Este contexto es muy importante en el desarrollo de estos proyectos artísticos ya que permite conocer cuál es el ecosistema que se genera en la Escuela. Conocer a los chicos, sus formas de colaboración y ver que el aporte de ellos, sus manchas, sus trazos, aunque salgan mal, es parte fundamental de todo el trabajo.                                                                                                                        

Justo cuando me contacté con Francisco planeaba desarrollar una cosa muy básica, desarrollar un taller artístico vinculado a los medios tecnológicos y hacer un mural o un trabajo plástico, pero se empezó a planificar otra iniciativa que culminó en esto después de todo un proceso y un trabajo de vincularnos con la Escuela, ver cuál era el contexto de la Escuela para ver que plasmar, el tema de la unidad, la unidad de los chicos, considerar toda la diversidad que hay aquí en la Escuela, entonces son una serie de factores a tener en cuenta, más bien desde la reflexión, eso es  lo que está plasmado acá en este muro.”

 

Desde el público, un muchacho le pregunta cómo realizó el traspaso de las imágenes al muro para poder delinearlas y pintarlas, a lo que Enrique Núñez  responde: “A través de la proyección de video mapping (proyectar imágenes virtuales sobre una superficie real, concreta, un muro en este caso) pasamos la imagen a la pared para saber cómo la íbamos a mapear, para saber que visuales iban a estar en cada parte. Se dibujó sobre él muro la misma ilustración digital que teníamos usando el proyector y luego solo había que pintar todas las figuras delineadas.”

 

 

Por su parte, la Directora de la Escuela Blas Cuevas Ramón Allende Padín, relató:

 

“Este proyecto tiene casi dos años y en el momento que se nos planteó por parte de Claudia Pinto, docente de nuestro establecimiento, y  Francisco Olivares, profesor de la Escuela de Bellas Artes, los costos eran elevadísimos y no teníamos por donde partir con esto. La Escuela Blas Cuevas ha siempre tenido las puertas abiertas para actividades artísticas. De hecho, nuestros niños han ido a trabajar en talleres de grabado a la Escuela de Bellas Artes con excelentes resultados. Por eso en el caso de este mural nuestros niños trabajaron en él, esos niños que ustedes ven dibujados ahí existen, están en esta escuela y algunos de ellos están acá ahora. Esta es la imagen de lo que tenemos, nuestra escuela es la más inclusiva de las inclusivas, nosotros no rechazamos a nadie, independiente de las situaciones que tengan. Entonces fue muy positivo el poder trabajar con un artista y poder saber que nuestros niños son capaces de hacer algo concreto en el arte. Que el resto de la comunidad lo puede ver y valorar es muy importante y ayuda mucho a la convivencia escolar, ayuda mucho a las relaciones humanas. Somos una unidad educativa y si tenemos que educar le abriremos la puerta a quien quiera ayudar en este proceso educativo, a quien quiera aportarnos con ideas y proyectos.”

 

Luego de finalizar la ceremonia con la que se inauguró oficialmente el mural, se realizó una pequeña convivencia entre los y las asistentes, compartiendo algunas empanadas y bebidas calientes para paliar el frió de la noche.

 

 

 

 

 

 

 

Hoy jueves 23 de mayo, acudí a mediodía a la Escuela Blas Cuevas para fotografiar con luz natural el Mural, junto al que posaron tres alumnas que participaron pintándolo. “Ese de allá arriba es mi hermano”, dijo una de ellas con orgullo, indicando hacia el mural con el brazo y la mano extendida.

 

 

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 23 de mayo 2019

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Artículos Relacionados